Sueña…

Con un territorio áspero, salvaje, indómito. Surcado por profundos barrancos que nacen en cumbres cubiertas de espesos y húmedos bosques, rezumantes de agua. Repletos de esbeltos árboles, lianas y helechos, que impiden el paso de la luz solar y desembocan, en pocos kilómetros, en soleadas y áridas costas orladas de arrecifes. Acantilados que caen desde las alturas, cortados a pico.

Ultra del Nordeste 2016 / © Crisanto Martín Pérez

Ultra del Nordeste 2016 / © Crisanto Martín Pérez

Sigue soñando…

Piensa que este escenario está cruzado por cientos de kilómetros de caminos, senderos y veredas que te permiten recorrerlo en su totalidad. Subiendo y bajando desde las playas hasta las cumbres. Atravesando fértiles valles adornados por pueblos de blancas casas que aparecen sobre las crestas, como nidos de águilas.

Imagina…

que este espacio alberga tal cantidad de valores naturales y culturales que la UNESCO le ha otorgado la declaración de Reserva de la Biosfera. Y ahora imagina que este lugar recóndito no se encuentra en ningún lugar perdido en mitad del Índico, sino a las puertas de la ciudad, con una gran planta alojativa disponible, y múltiples conexiones aéreas.

¿Ya?

Deja de soñar. Así es Anaga, un auténtico paraíso que se ha convertido, en unos años, en la auténtica meca del trail running en Tenerife. Y es el escenario de la Ultra del Nordeste, una prueba de montaña única y exigente, con 78 km de recorrido y casi 14.000 metros de desnivel acumulado.

¿Suena bien?

Entonces atrévete